Inclusión de personas con discapacidad: 4 aspectos para lograr el cambio cultural

Cuando tienes la posibilidad de diseñar e implementar acciones de D&I vinculadas a la temática discapacidad, ¿cuál es tu primer pensamiento? Seguramente surja la idea de generar puestos de trabajo, y no está mal, dado que según datos de Naciones Unidas, en los países de la OCDE el 56% de las personas con discapacidad que podrían tener un empleo no lo tienen. Sin embargo, te propongo que empecemos a pensar la estrategia de inclusión desde un enfoque más amplio.

Lo principal a la hora de abordar cualquier estrategia de D&I es que siempre esté pensada en función del core business de la empresa, que se pueda alinear con la identidad y los valores de esa compañía, y que se gestione su aplicación en función de las particularidades de esa cultura organizacional. Esta alineación te permitirá diseñar una política de diversidad e inclusión, y no desperdiciar esfuerzos en acciones inconexas que no generan el cambio que estás buscando.

Entonces, ¿cómo abordar una política integral de inclusión de personas con discapacidad?

Te propongo una mirada holística: que lo pensemos en clave de stakeholders. Es importante reconocer que las personas con discapacidad son y pueden ser parte de cualquiera de los stakeholders de la empresa, el desafío es buscar la forma de generar prácticas inclusivas para cada uno.

A modo general, podemos decir que toda empresa tiene 4 stakeholders básicos: colaboradores, clientes, proveedores y comunidad.

 

Prácticas Inclusivas

 

Clientes

¿Has pensado alguna vez en que tu cliente puede ser una persona con discapacidad?, ¿ofreces la misma experiencia de compra para clientes con y sin discapacidad?

Te propongo que te tomes unos minutos y evalúes si piensas de manera inclusiva a tu público objetivo. ¿Cómo te ha ido?

No desesperes, hay acciones posibles para mejorar tu estrategia hacia clientes con discapacidad.

Accesibilidad web. Si tienes un e-commerce puedes comenzar por hacer accesible tu sitio, es decir que cumpla con las normativas de accesibilidad web internacionales para que los usuarios con discapacidad puedan navegarlo sin barreras.

Marketing inclusivo. Este enfoque apunta a que puedas pensar en tu cliente objetivo desde una lógica diversa, apuntando a todas las personas para que tu producto o servicio pueda ser consumido por personas que hasta ahora no estaban consideradas como potenciales clientes.

Procesos inclusivos. De nada sirve que tu producto o servicio sea accesible si el procese de compra no lo es. Revisa todos los pasos involucrados y enfoca tus energías en ofrecer una experiencia inclusiva, que contemple a todas las personas.

 

Proveedores

¿Has escuchado hablar de las compras inclusivas? Cuando pensamos en inclusión de personas con discapacidad desde este stakeholder, lo que pensamos es en potenciar nuestra cadena de valor, fortalecerla con la elección de aquellos proveedores que trabajen con personas con discapacidad. Un enorme abanico de posibilidades se te abrirá si empiezas a pensar en todos los proveedores de servicios que tu empresa contrata y el impacto que generaría que sean proyectos vinculados al empleo de personas con discapacidad.

 

Comunidad

Hay muchas formas de generar impacto en la comunidad en la que está localizada tu empresa, y por supuesto muchas maneras de gestionarlo. Te propongo que hagas un relevamiento de organizaciones, emprendimientos, y grupos comunitarios vinculados a la temática. Analiza las necesidades puntuales de esa comunidad, relaciónala con el propósito de tu empresa y creen en conjunto una propuesta, te sorprenderán las posibilidades que puedan surgir: prácticas profesionales, capacitaciones, financiamiento o incubación de proyectos, no hay límite para la co-creación.

 

Colaboradores

Como decíamos al inicio, la inserción laboral de personas con discapacidad, es una de las primeras acciones que pensamos. Sin embargo debemos tener mucho cuidado en su implementación. Asegúrate de que lo que buscas es cubrir un puesto disponible y no crear un puesto específico para un/a trabajador/a con discapacidad. No hay puestos determinados para personas con discapacidad, hay perfiles de puesto que pueden ser ocupados por personas con y sin discapacidad. Enfócate en que todo el proceso de búsqueda y reclutamiento sea accesible y no discriminatorio. Concéntrate en el talento de la persona que entrevistas y recuerda que la discapacidad es una característica constitutiva de su identidad pero no es la única ni alcanza para definirla. Lleva información a los equipos de trabajo, ofrece capacitaciones para derriba mitos en torno a la temática y prácticas que pueden resultar ofensivas.

 

Trabajar en una estrategia integral de D&I te permitirá poder capitalizar cada acción que implementes. Si es tu primer paso en el camino de la inclusión, es recomendable que empieces por un área de trabajo, pero sabiendo que es una parte del todo. En el proceso verás que la inclusión será el resultado de una estrategia corporativa que entienda la diversidad como parte fundamental del cambio cultural.

 

 


Constanza Carcanella
Consultora en diversidad e inclusión
Perfil en Linkedin

97

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *